Prevención: No una sino tres

Ronald Alvizuri, es un ingeniero con varios años de experiencia en dictar cursos de capacitación, en campamentos mineros. Justo, se encuentra en uno de ellos. Está en una mina considerada como la de mayor repercusión económica en el país, ostenta la mejor sala de capacitación del sector minero, con todos los recursos audiovisuales de vanguardia, equipo multimedia con sonido envolvente, proyector de buen lumen que inclusive puede proyectar imágenes nítidas en pleno día. La sala cuenta con un termostato de última generación que regula la temperatura con solo abrir o cerrar la puerta. Culminada la capacitación del día, solo quedaba esperar el bus que en 23 minutos, retornaría a los participantes a sus habitaciones, todo perfectamente cronometrado. Salvo por una llamada del centro de control ,que comunica la demora del bus. Los recogerían en una hora más de lo previsto, esto debido a un deslizamiento de tierras en la carretera.

Ronald, se fijó que al fondo del salón había un letrero que decía en letras azules imitando el color del logotipo de la empresa “Mas vale prevenir que lamentar” y se le ocurrió que podía ser un tema de conversación o mejor dicho un tema de espera. En una hora se puede trabajar algún tema, pensó.

¾    Vamos a tener una discusión grupal sobre el tema prevención, les dijo señalando el letrero. A ver ¿qué entendemos por prevención? ¿quién desea contestar?, yo anotaré sus respuestas en la pizarra, cogió el plumón y esperó las respuestas

 

¾    Prevención es prevenir, pensar antes de hacer algo, evitar, ser precavido, no enfermarse. Respondieron casi automáticamente.

Ronald al observar las respuestas en la pizarra, constató que todas eran sinónimas, pero no respondían a la pregunta. Parecían respuestas para salir del paso y eso que él había sido cuidadoso en preguntar como para que no se parezca a un examen oral.

Mejor los divido en grupos, pensó. En estos casos su experiencia le recomendaba que era mejor conformar grupos de trabajo en forma aleatoria.  Conformado los cinco grupos, lanzó la segunda pregunta: ¿cuántos niveles de prevención conocen? Les doy diez minutos para que respondan en el paleógrafo.

Ronald intuyó que los participantes sintieron esa pregunta como un certero dardo en la frente, mientras agudizó su vista para detectar que la palabra prevenir del letrero tenía los bordes dorados. Los participantes se miraban entre sí, escuchó comentarios como: ¿existen niveles?, la prevención es la prevención, incluso los ingenieros más antiguos cuestionaron la pregunta.

Era evidente que deseaban alargar el tiempo.

De regreso a las habitaciones, el bus se inundó de silencio. Esos momentos, le recordaron a Ronald, los últimos diez minutos antes de la entrega de su libreta en quinto de secundaria. Algunos disimulaban estar dormidos, o hablaban en voz baja con sus compañeros como si estuvieran por dormirse. Otros se miraban levantando las cejas y movían la cabeza como preguntando ¿cuántos niveles de prevención existen? ¿qué es la prevención? Apenas se detuvo el bus, bajaron rápidamente.

 

¾    El ingeniero Oscar Torres, no solo era el de mayor edad y el del mas alto cargo en la mina, sino que llamaba su atención por su metro noventa y cinco de altura.   Destacaba hasta cuando estaba sentado, por eso siempre se sentaba al fondo tanto en el aula, como en el bus. Cogió del hombro a Ronald Alvizuri, obligándolo a lentificar sus pasos. 

Lo que el Ingeniero Romero quería, era conversar con él a solas o en voz baja. Esperó el momento en que se quedaron solos, sin más testigos que el foco de la luz del poste y le dijo:

¾    Ronald, en esta empresa todos los días hablamos de la importancia de la prevención y la seguridad, pero nunca nos hemos detenido a plantearnos las preguntas que usted nos ha hecho, siento vergüenza ajena y quiero pedirle las disculpas del caso.

¾    Le agradezco su confesión, me queda una duda ¿en la universidad no llevaron cursos de prevención y seguridad? preguntó

¾    Claro que sí, pero nunca nos hemos hecho esas preguntas tan simples. Yo he trabajado en varias empresas que tienen la tri norma y cuentan con una rigurosa política de seguridad y salud que se respeta y se cumple. Yo he recibido más de 300 horas de capacitación certificadas sobre el tema.

¾    Una consulta ¿y por qué cree que en el aula se callaron y no expresaron lo que usted me está manifestando?

¾    Debe ser por vergüenza

¾    ¿De qué?

 

¾    Es que todos somos prevencionistas.

Situaciones como las que le sucedió a Ronald Alvizuri, se puede repetir en muchas empresas. Se habla mucho de prevención y seguridad, se exhiben orgullosamente cuadros enmarcados de la certificación y recertificación de las normas de estandarización. Pero basta con preguntar ¿Qué es la prevención? para darse cuenta que, si las bases teóricas no son sólidas, se está construyendo un edificio en arenas movedizas

 

Sigamos con Ronald…

 

Ronald ya en la comodidad de su casa, decidió investigar sobre el tema, buscó currículos de todas las facultades de Ingeniería, analizó los sílabos de los cursos. Revisó la bibliografía las comparó y corroboró que el tema de prevención, estaba incluido en los cursos de seguridad y salud, en su mayoría en aspectos técnicos y de procesos. Solo ubicó y catalogó como gran hallazgo, el tema dentro de un capítulo en un libro del año 1970, con el sugestivo título: tips para la prevención.

 

Lo primero que encontró, fue la definición de prevención fechada en 1998, por la Organización Mundial de la Salud: “La prevención se define como las medidas destinadas no solamente a prevenir la aparición de la enfermedad, tales como la reducción de factores de riesgo, sino también a detener su avance y atenuar sus consecuencias una vez establecida”.

 

Se dio cuenta que, si a esta definición reemplazaba las palabras “la enfermedad” por “accidentes”, la definición podría ser entendible y podía aplicarse al contexto de los riesgos y accidentes de trabajo.

 

Encontró que los niveles de prevención estaban muy ligadas al sector salud y no estaban relacionadas con el ámbito de los riesgos y accidentes en el trabajo, después de horas de lectura y análisis, decidió escribirlas:

 

Nivel prevención primaria

La palabra clave en este nivel de prevención es EVITAR

Son todas las actividades que tienen como objetivo, disminuir la posibilidad que ocurra un accidente. En este nivel se controla los factores causales, predisponentes o condicionantes de una situación riesgosa.

Entre las prácticas más comunes relacionadas con el área de prevención y seguridad, encontramos:

Los programas de inducción para el nuevo personal

Las charlas diarias de los cinco minutos

Los programas de bienestar en salud como la creación de hábitos saludables y conductas ergonómicas en el centro de trabajo.

Programas educativos para reconocer y diferenciar los síntomas iniciales de una enfermedad incapacitante o profesional.

 

Nivel de prevención secundaria

La palabra clave es DETECCIÓN.

Son todas aquellas actividades que se realizan cuando se detecta condiciones o conductas inseguras, su finalidad es hacerlas evidentes y tomar acciones para interrumpir o aminorar sus efectos, en forma oportuna, y esto significa de inmediato.

Aquí encontramos las famosas capacitaciones que se brindan a los trabajadores cuando ocurre un accidente, por ejemplo, es clásico que después de un accidente y su posterior informe de investigación, se tome como medida de acción (léase: para que no se repita el accidente), sensibilizar al personal sobre los efectos del accidente ocurrido, a través de charlas y conferencias sobre el tema.

Igualmente, una actividad de prevención en este nivel es tomar acciones cuando hay informes verbales o escritos de incidentes recurrentes.

También, el cumplimiento de las recomendaciones que se brindan en los informes de los estudios de clima laboral y de riesgos psicosociales.

 

Nivel de prevención terciaria

Palabra clave es REHABILITACIÓN.

Aquí la intervención es impostergable cuando ocurren accidentes reiterativos productos de conductas o condiciones inseguras detectadas en el nivel de prevención secundaria y, que no se trabajó eficazmente las medidas adoptadas o en su monitoreo.

El objetivo de este nivel de prevención es la rehabilitación física, psicológica y social, tanto del trabajador como del entorno laboral.

En este nivel de prevención, las actividades requieren mayor dedicación y esfuerzo interdisciplinario, por ejemplo:

Realizar un taller sobre los efectos nocivos de la automedicación en el uso de ansiolíticos, debido a que en cierta área de la empresa se evidencia el consumo de ansiolíticos, recomendado por los compañeros de trabajo. Aquí se requiere de la intervención del médico, enfermera y psicólogo.

Apoyo psicológico a un trabajador que ha perdido la sensibilidad en la mitad de su cuerpo y además con el apoyo de terapia física para su rehabilitación.

 

Haciendo un análisis de los tres niveles, encontramos que el más utilizado es la prevención secundaria, y es una actitud reactiva que se tiene cuando ocurre un accidente. La prevención primaria es la más cercana al lema “más vale prevenir que lamentar” y es en términos económicos la más rentable, a corto, mediano y largo plazo. La prevención terciaria es la más costosa y repercute negativamente en la rentabilidad de una organización.

 

Si bien es cierto este articulo podría concluir que cualquier parecido con la realidad es una coincidencia. Lamentamos decirle que la coincidencia… es la realidad

 

Estimado lector, Ronald me pide que lo disculpen por no poder escribir el final de este artículo. El está de nuevo en la mina, dictando un curso de prevención. Me encargó redactar estas líneas y luego publicarlo. Desde aquí lo veo en la sala de capacitación y está por comenzar. Puedo leer la primera lámina de su exposición:

 

Prevención: no una sino tres. 

Escribir comentario

Comentarios: 0